Bienvenid@ al espacio virtual de la Plataforma Ciudadana Teruel Sin Fractura, un espacio en el que encontraras multitud de información a cerca de la exploración y posible explotación de hidrocarburos en la provincia de Teruel.

Buscar este blog

miércoles, 20 de febrero de 2013

Oportunidades y riesgos del 'fracking'

José Luis Gallego. El aprovechamiento de las reservas propias de gas pizarra o de esquisto (también llamado gas no convencional) está permitiendo a EEUU, segundo consumidor mundial de gas natural, avanzar hacia la independencia energética.
Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), si el ritmo de extracción de este gas, denominado en inglés shale gas, no se detiene y la explotación prevista de nuevos yacimientos acaba en éxito, es más que probable que el país sea energéticamente autosuficiente en apenas un par de décadas. De hecho, actualmente EEUU ya produce más gas natural que Rusia, de quien dependía hasta hace apenas unos años.
Estamos ante un auténtico milagro energético y también económico. Las compañías que operan en el sector del gas no convencional tienen un fuerte componente económico. Muchas de ellas no pertenecen estrictamente al sector energético, provienen del ámbito financiero. Los inversores hace tiempo que detectaron la oportunidad de invertir en este próspero sector, ya sea a través de las principales empresas que operan en él --como Chesapeake, Devon Energy o EOG Resources--, o mediante el First Trust ISE-Revere Natural Gas, un fondo de índice cotizado (ETF) que invierte exclusivamente en ellas.
Sin embargo, mientras la extracción de gas no convencional levanta pasiones entre los inversores, el peligroso carácter de su técnica extractiva, denominada fracking o fracturación hidráulica, ha levantado una fuerte polémica entre la comunidad científica, los grupos ecologistas y buena parte de la sociedad norteamericana. Ven en ella una amenaza para el medio ambiente y la salud de las personas.
La técnica del fracking consiste en la perforación en horizontal del subsuelo para inyectar a alta presión agua mezclada con arena y provocar la fractura hidráulica de las rocas de baja permeabilidad o incluso de la roca madre. El propósito es que la potencia del chorro de agua abra una grieta en la roca para que la arena la mantenga abierta y el gas natural que está atrapado allí escape por los canales del pozo hacia la superficie para ser capturado. El problema es que, para aumentar su poder corrosivo, ese agua ha sido tratada con compuestos químicos que pueden contaminar los acuíferos y la violencia de la fractura hidráulica aumenta los riesgos de actividad sísmica.
En Estados Unidos, el fracking ya ha echado a perder numerosos acuíferos subterráneos dejando sin abastecimiento a los habitantes y ha provocado varios terremotos, como el que afectó al estado de Ohio alcanzando los cuatro grados en la escala de Richter. Todos estos riesgos aparecen rigurosamente documentados en el informe Impacts of unconventional gas extraction on the environment and human health que sirvió como base al Parlamento Europeo para alertar sobre los peligros de la fracturación hidráulica y pedir a los estados miembros ser cautos con la concesión de los permisos.
Sus inquietantes conclusiones ya quedaron relatadas en la película Gasland. Este film, escrito y dirigido por el cineasta norteamericano Josh Fox, recoge la alarma que está generando el fracking en EEUU, las experiencias personales vividas por los habitantes de las áreas donde se está practicando la fracturación hidráulica y las nefastas consecuencias para el medio ambiente. La calidad del documental le valieron el Premio Especial del Jurado en el Festival de Sundance.

Los nombres propios del fracking
Las principales compañías que están operando en Estados Unidos y Europa ya han desembarcado en España para prospectar (de momento sólo pueden prospectar) las oportunidades que ofrece el negocio del gas no convencional en nuestro territorio. Se trata de grandes empresas norteamericanas, canadienses y británicas como BNK, Heyco, Montero, Heritage, Cambria o Northern Petroleum Plc. También se deben tener en cuenta otras compañías que operan como subsidiarias, como es el caso de Teredo Oils perteneciente a la inglesa Ascent Resources PLC; Frontera Energy Corporation perteneciente a la irlandesa San León; o Trofogas que emplea tecnología norteamericana (BNK ) pero es de capital canadiense (Macquarie Group Limited).
Tampoco faltan a la fiesta las empresas españolas que han decidido no perder oportunidad e iniciar sus prospecciones en nuestro suelo, como es el caso de Repsol, Gas Natural Fenosa (a través de Petroleum Oil & Gas) o incluso empresas públicas como Hidrocarburos de Euskadi, perteneciente al Ente Vasco de la Energia (EVE). Todas ellas han solicitado permisos de prospección en Asturias, Cantabria, País Vasco, Navarra, Aragón, Catalunya, Comunidad Valenciana, Murcia, Castilla la Mancha y Andalucía. Buena parte de esos permisos ya han sido concedidos, ya sea por el Ministerio de Industria o por el gobierno autonómico. Otros se han visto rechazados, como los solicitados en Cantabria.

En cualquier caso, cada vez son más los municipios de toda España que se declaran libres de fracking. También se multiplican las ONG y plataformas ciudadanas que rechazan este cambio tecnológico, alegando que las innegables oportunidades que ofrece el aprovechamiento del gas pizarra no compensan el alto riesgo, ambiental y para las personas, al que nos expone el fracking.
Publicado en Economia Digital

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada