Bienvenid@ al espacio virtual de la Plataforma Ciudadana Teruel Sin Fractura, un espacio en el que encontraras multitud de información a cerca de la exploración y posible explotación de hidrocarburos en la provincia de Teruel.

Buscar este blog

martes, 22 de enero de 2013

Se aviva la guerra del fracking a 7 días del fin de alegaciones

Las claves del fracking 
Cuando concluye el plazo para presentar alegaciones contra el proyecto de fracking en el Maestrazgo, la polémica no cesa en el territorio. Detractores y defensores de esta técnica agresiva con el medio ambiente han iniciado una guerra de datos y cifras. Por su parte, los habitantes del territorio han llevado la lucha contra esta técnica a las redes sociales, lo que ha provocado que esta oposición salte a los medios de comunicación nacionales. Ese revuelo en la zona se ha traducido en más de 1.700 alegaciones en las provincias de Teruel y Castellón. Especialmente en el territorio vecino, donde se han producido masivas manifestaciones ante la sede de la Diputación Provincial. En concreto, el proyecto que prevé poner en marcha la empresa Montero Energy se llevaría a cabo en los términos municipales de siete municipios: Cantavieja, Fortanete, La Iglesuela, La Cuba, Mirambel, Tronchón y Mosqueruela. En total, 55.411 ha. Por su parte, en Castellón está previsto iniciar 3 proyectos diferentes en 41 municipios.
La inversión prevista ronda los 15 millones de euros en cada uno de los pozos que se pongan en marcha. Como mínimo, y para que la inversión resulte rentable, habría que poner en explotación cuatro pozos. Se espera que la actividad en esos yacimientos genere unos 200 puestos de trabajo, que según asegura la empresa, serán cubiertos con personal de la zona.
 

Hasta aquí, un proyecto más o menos atractivo. Pero donde acaban los planos, comienzan las críticas del territorio. Tan feroces que llevaron a las Cortes a rechazar esa técnica y a declarar Aragón «territorio libre de fracking». Pero para Rafael López, jefe de exploraciones de Montero Energy, esa declaración no es definitiva. «DGA aún debe legislar».
En ese sentido, el consejero de Industria, Arturo Aliaga, hizo un llamamiento a la calma. «Se trata de permisos de investigación. Son cuestiones de sismología, de geomorfología, etc. Eso no quiere decir que se tenga por qué utilizar la técnica del fracking». Según el consejero, esa investigación servirá para reinterpretar los datos que se poseen de los estudios realizados en la zona entre las décadas de 1960 y 1980. Entonces se descubrieron indicios de bolsas de gas. Pero antes de invertir, las compañías privadas deben asegurarse de la rentabilidad de la operación. En cualquier caso, Aliaga dejó la puerta abierta, y explicó que el proceso puede alargarse «3, 4 ó 5 años». «Que nadie alarme a nadie».

A favor, en contra
La fractura hidráulica, o fracking en inglés, es una técnica para favorecer la explotación de yacimientos subterráneos de gas e hidrocarburos, como el petróleo. Al tratarse de bolsas de combustible encerradas en sustratos de rocas no porosas, y de difícil acceso, el procedimiento consiste en la inyección en el subsuelo de agua a presión con el objetivo de fracturar esa roca y favorecer la salida hacia el exterior del recurso en cuestión. Esa inyección hidráulica se produce a través de un pozo de entre 3 y 5 km. El agua está acompañada por arena y productos químicos.
Para Javier Oquendo, educador ambiental del Maestrazgo, el principal problema que presenta el fracking es la posibilidad de que se produzcan filtraciones del pozo de explotación, y el agua tratada químicamente llegue a los acuíferos. Masas de agua de las que se abastece la población. Es uno de los problemas que ya se han producido en Estados Unidos, donde esta técnica se lleva a cabo desde la década de 1960. Pero la empresa asegura que en el pozo se introduce una tubería de acero recubierto con capas de cemento. Además, insisten en que los acuíferos más profundos se encuentran a unos 500 metros de la superficie, mientras que las bolsas de gas que quieren explotar están situadas entre 2.500 y 5.000 metros de la superficie. «Es imposible contaminar los acuíferos cuando trabajamos a miles de metros de ellos», señaló López; Oquendo lo criticó: «no lo pueden asegurar».
Pero la fracturación de las rocas subterráneas puede generar el afloramiento de gas metano, muy contaminante y que arde con facilidad. Su llegada a los acuíferos provocaría el fenómeno del ‘agua inflamable’. Asimismo, este gas de efecto invernadero contribuye 21 veces más que el CO2 al calentamiento global en caso de llegar a la atmósfera. Sobre esa posibilidad, López indicó que la tecnología está «muy avanzada» y el proceso se lleva a cabo con «control».
Además, Oquendo incide en que no toda el agua que se inyecta para generar las fracturas se recupera, por lo que parte de ese líquido tratado químicamente se queda en el subsuelo, filtrándose a través de las grietas. «Son productos tóxicos, mutagénicos y cancerígenos. Las empresas que los emplean son poco claras con esto».
En este sentido, López explicó que se usan entre 6 y 9 productos: ácido ascético, ácido cítrico, lejía, sal, cloruro de colina o sulfato de amonio. Según los datos de la empresa, sólo el 0,49% de la inyección hidráulica corresponde a este tipo de productos químicos. La solución se acompaña con arena, y su objetivo es lubricar la tubería de acero para evitar la erosión.
Llevar a cabo explotaciones mediante el fracking requiere una gran cantidad de agua para enfriar, lubricar y extraer de la tierra el recurso. Según los cálculos de Montero Energy, se necesitarán unos 100.000 metros cúbicos de agua diarios para un pozo. «Parece mucha, pero Teruel capital consume al día unos 900.000 metros cúbicos de agua».
Entre las ventajas descritas por Montero Energy, destaca la creación de empleo. Para Oquendo, son puestos creados a un coste «muy alto», con destrucción del paisaje y del medio ambiente. Según sus cálculos, habría que crear un pozo cada 3 kilómetros, y explanar alrededor de una héctarea cuadrada para poder trabajar en el terreno.
En cuanto a la inversión, criticó que es un dinero que repercutirá sólo en las multinacionales. «Así se ha visto en Teruel con la explotación de la arcilla o el carbón». Según Oquendo, la empresa se llevará «el valor añadido» y en el territorio sólo quedarán «las migajas». También criticó que la explotación de recursos gasísticos es «más de lo mismo». «Lo que pedimos es apertura hacia las energías renovables».
Arturo Martín, presidente de la Comarca del Maestrazgo, respaldó estas tesis. «Los alcaldes están en contra, y la Comarca ha aprobado una moción en contra del fracking». Otros municipios que también han rechazado en pleno esta técnica es Cantavieja, y a partir de esta semana Iglesuela. Pero Martín teme que ocurra en el territorio igual que con los aerogeneradores. «Al final nos lo instalan en la frontera, no sacamos ningún beneficio económico y los sufrimos igualmente».

Fracking en Caspe
Los permisos solicitados por Montero Energy para explorar el subsuelo del Maestrazgo en busca de yacimientos de gas no son los únicos. En el Bajo Aragón Caspe ya se pidió un primer permiso hace dos años. En este caso, la empresa interesada en sondear ese territorio es Frontera Energy, filial de la irlandesa San León Energy


«Esta técnica supondrá una hipoteca y un cambio brutal para el Maestrazgo»

José Luis Simón es catedrático de Geología por la Universidad de Zaragoza y miembro del Colectivo Sollavientos. El sábado impartió una charla en Alcañiz organizada por la Asociación Cultural Santolea Viva.

Riesgos para el Maestrazgo.
El fracking es una técnica bastante agresiva que emplea muchos recursos. Necesita alrededor de 15.000 metros cúbicos de agua por cada operación de fractura. Además es contaminante.
En EE UU donde se lleva a cabo desde hace años aseguran que es una técnica segura.
Allí trabajan en grandes profundidades de 3 ó 4 kilómetros lejos de acuíferos superficiales. En cambio, en el Maestrazgo los acuíferos están en contacto con aquellas formaciones en las que las empresas puedan estar interesadas en extraer hidrocarburos por lo que las distancias de seguridad no existirán. El principal peligro es la contaminación masiva del agua subterránea tanto con aditivos químicos como el metano como con otros elementos. El peligro en el Maestrazgo sería peor que en EE UU.
¿Los aditivos que se emplean para la extracción de gases pueden producir cáncer?
Algunos elementos son cancerígenos y otros tóxicos. Muchos  no se conocen porque están protegidos por patentes industriales y no existe una ley que obligue a desvelarlos. Existen informes de la UE que alertan de que son nocivos para la salud. Aunque no haya filtración, parte de estos aditivos queda inyectada en el suelo y parte se recupera. Ésta última se almacena en tanques pero hay que transportarla y depurarla. En ese proceso pueden evaporarse a la atmósfera compuestos nocivos o que ocurra un accidente en que se filtren al suelo.
¿El fracking es incompatible con los usos tradicionales de la tierra?
Que esta técnica se llevara a cabo supondría una hipoteca para el territorio. Habría un gran cambio brutal en el paisaje y en sus condiciones.
¿Cómo afectaría a los siete municipios en que se ha solicitado investigar?
La extracción no se centra en un solo espacio. En EEUU tan solo hay un kilómetro de separación entre un pozo y otro, que ocupan cada uno un kilómetro cuadrado de superficie. No es que se estropee una zona es que las prospecciones invaden todo el territorio.
Los que están a favor inciden en las altas contraprestaciones económicas.
Es complicado saberlo, pero serán menores que en EE UU. En los 70 y 80 hubo investigaciones en la zona y sólo se encontraron indicios. Entre Mirambel y Tronchón se encuentra uno de los pozos  que se perforó con resultados negativos.
¿Opina que falta movilización?
Es cierto que en Castellón ha sido tremendo pero aquí la densidad es menor. Todos deberían informarse para poder adoptar una opinión crítica.
¿Y por parte de la DGA?
Ahora la pelota está en el tejado de la administración. Son ellos los que deben otorgar o no los permisos de investigación. Espero que escuchen al pueblo y que sean precavidos ante la falta de seguridad que ofrece esta técnica. DGA se debe pronunciar obligatoriamente en unos meses y como mínimo, establecer una moratoria.



«Son críticas de gente que no conoce la técnica; solo tiene información sesgada»
Desde la empresa Montero Energy, su jefe de Exploraciones, Rafael López, salió al paso de las críticas, y acusó a los detractores del fracking de «no tener ni idea» ni del proyecto ni de la técnica en sí.
La fracturación hidráulica es una técnica que ha suscitado numerosas voces en contra.
Son críticas de personas que no conocen la técnica, y sólo cuentan con la información sesgada que les llega. Es una polémica inventada por gente que tiene otros intereses, sin aportar argumentos ni experiencias. Me gustaría saber qué grupos están detrás para financiar a estos colectivos.
Una de las críticas más recurrentes es la de la contaminación de acuíferos
Pero es mentira. No se han producido casos de contaminación en el mundo. El único del que se sospechaba era la contaminación de un acuífero en Pavillion, Estados Unidos. Pero al final, la Agencia de Medio Ambiente de Estados Unidos tuvo que admitir que se había producido un error en la toma de muestras, contaminada por el propio equipo que realizó las mediciones. Dicen que se inyectan junto con el agua 300 sustancias químicas tóxicas y cancerígenas. Falso. Se inyectan entre 3 y 6, y se tiende a que todas procedan de la industria agroalimentaria.
Otro de los problemas que plantean los detractores es la posible aparición de seísmos.
El único caso donde surgieron fue en Blackpool, en el Reino Unido. Allí se detectaron microseísmos durante la explotación de un pozo. Su magnitud era de 3 grados, imperceptible para el ser humano. El Gobierno paró la actividad y tras un año de investigación el Imperial College, uno de los colegios de ingenieros más prestigiosos del mundo, valoró que no había relación ninguna entre el fracking y los seísmos. De hecho, en otras obras, como los pantanos, sí que se registran microseísmos, y no pasa nada.
¿Es peligrosa la técnica del fracking?
No. Es una tecnología muy desarrollada y segura. Evidentemente, no existe el riesgo cero, lo mismo que ocurre con otras tecnologías, como el vuelo de los aviones, que se considera no obstante muy seguro. Además, la tecnología de la fractura hidráulica avanza considerablemente, y de aquí a tres años, cuando se prevé que puedan comenzar las explotaciones, aún será más segura. La administración exige muchos trámites y una solicitud de explotación no se resuelve hasta los 18 meses. Pero ha trascendido mucho la leyenda negra forjada en Estados Unidos, donde las cosas no se controlaron tanto, y donde las solicitudes se aprueban en 72 horas.
¿Cuál es la situación del fracking en el mundo?
Está despertando mucho interés. Es falso el argumento de que existe una lista de países donde se ha prohibido. El único caso donde la legislación se opuso fue Francia, y ya se lo están pensando. En otros casos lo que existe es una moratoria. Por ejemplo, en Bulgaria. Pero sólo se llega a esos extremos cuando existen presiones de determinados lobbies, como las empresas gasísticas rusas, que quieren evitar en la Europa del Este toda competencia.
Clica en la imagen para leer la noticia


INFORMAR SOBRE EL FRACKING

Se sobreentiende como algo inherente a los gobiernos que han de velar por el bien de su territorio, el progreso de sus gentes y la conservación de los espacios protegidos. Sin embargo, las enormes agresiones que se han realizado en este país a lo largo de la historia y la gran desconfianza ciudadana en la política abren aún más la brecha y el espacio de la duda hacia las decisiones que toman quienes nos gobiernan.
La polémica abierta hoy en el Maestrazgo de Castellón y Teruel sobre la amenaza del fracking para obtener gas, tras cuyas técnicas se podrían encontrar graves amenazas, debe tener una respuesta por parte de la administración pública. Resulta contradictorio que Las Cortes de Aragón votaran unánimemente declarar a Aragón territorio libre de fracking y sin embargo el departamento de Industria no se muestre contrario y abra la posibilidad de que se lleve a cabo. El gran temor de la población por lo que pueda suceder en el futuro debería ser suficiente razón para que tanto la empresa como la administración pública explicasen sus razones y argumentos según los cuales no hay motivos para la preocupación. Se trata de una técnica agresiva que ha causado graves problemas en EE UU. Habrá que valorar los pros y los contras de su uso, y si realmente poner en riesgo el patrimonio natural y ecológico de esta tierra merece la pena. Bien es cierto que en muchas ocasiones existen alarmas infundadas por falta de información o generalizaciones injustificadas. Cabe recordar, por ejemplo, la preocupación que suscitó la Térmica de Andorra que, sin embargo, en vez de generar todos los males que se temían en su día, ha sido sustento (y sigue siendo) de buena parte del territorio turolense desde los ochenta. En el caso del fracking, que ha generado la creación de plataformas ciudadanas que han organizado ponencias de expertos, movilización en redes sociales, medios de comunicación nacional, quejas de ayuntamientos y movilización en los parlamentos autonómicos, requiere una urgente contestación tranquilizadora por parte del ejecutivo.

Publicado en La Comarca

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada