Bienvenid@ al espacio virtual de la Plataforma Ciudadana Teruel Sin Fractura, un espacio en el que encontraras multitud de información a cerca de la exploración y posible explotación de hidrocarburos en la provincia de Teruel.

Buscar este blog

martes, 26 de febrero de 2013

Fracking: Otra estafa tipo burbuja (¡Una más!)

El mundo es hoy feliz: Hemos encontrado petróleo y gas, de nuevo, y está en todas partes, no solo en Arabia Saudita y los países del Golfo. En Torreperogil, Jaén, Andalucía, España, las casas tiemblan con las explosiones que buscan el gas en las pizarras de Sierra Nevada. ¡Albricias!
En Wall Street están desde hace unos años cómo chicos con zapatos nuevos (o mejor hoy: Cómo chicos con una nueva play station) porque se sienten capaces de convencer a los inversores de que otra vez hay una inversión segura (en la cual ellos, por supuesto no van a poner ni un euro) al estilo de las maravillosas ''preferentes''. Lo mismo que se hizo con el ''ladrillo'' (hay un millón de pisos vacíos en España) hoy se está haciendo con el gas y el petróleo que empapan las pizarras de las tierras del planeta: Como se puede, hoy, perforar horizontalmente, y forzar a esas pizarras a que suelten el gas y el petróleo que contienen, ya tenemos la solución al problema energético, sobre todo la solución para las empresas que lo extraen y para los bancos que lo financian siempre con dinero de otros.
¿Es todo tan bello? Lean esto.
El concepto básico es lo que se llama EREI (energía recobrada dividida por la energía invertida para recobrarla) o tasa de retorno energético. Mediante la caza-recolección se obtiene un EREI de alrededor de 1.05, lo suficiente para que si todos los miembros de grupos pequeños trabajan, sea posible criar algunos niños y vivir siempre al borde de la extinción si una sequía se prolonga demasiado o si las inundaciones alejan del territorio toda la caza.
La agricultura primitiva, la primera revolución energética, proporciona EREIs del orden de 1.2 a 1.6, lo que garantiza la supervivencia del grupo y queda un sobrante para parásitos sociales, además de proporcionar a otros grupos cazadores-recolectores la oportunidad de riqueza rápida mediante el robo de lo que los agricultores almacenan.
La sociedad vivió con EREIs de este orden, quizás de hasta 1.8 en la Holanda del siglo XVII y XVIII, cuando las técnicas holandesas pasaron a Inglaterra y proporcionaron el sobrante de energía necesario para estimular la demanda de carbón y forzar, gracias a esa demanda el desarrollo de la máquina de vapor: La segunda revolución energética.
El carbón tenía, en la minería de pozos, EREIs de alrededor de 3: Inglaterra se hizo rica porque había energía sobrante para repartir a la población, que al demandar bienes forzó el desarrollo industrial.
La riqueza de que hemos disfrutado durante el siglo XX se debe, exclusivamente, a los yacimientos de petróleo a flor de tierra, en Pennsylvania, en Texas, en el Mar del Norte, y sobre todo en Arabia Saudita y los países del Golfo. Estos yacimientos tenían EREIs de alrededor de 100: En términos comerciales, una ganancia de 10000%: Algo inimaginable en la vida de las personas. Por mucho que han acumulado las empresas extractoras, había de sobra para repartir riqueza a una buena parte de la población. Por ejemplo, en España, riqueza traída por los turistas. Esos yacimientos, salvo los del Golfo, que andan hoy por EREIs del orden 50, se agotaron hace años.
Hoy queda ya poca energía con esos EREIs de 50. Como he dicho queda, mientras quede, la del Golfo, pero con poblaciones crecientes, estos países van retener cada vez un porcentaje mayor de la misma para sus ciudadanos.
El resto de la energía que queda es de EREIs bajos, de nuevo del orden de 3 a 10, cómo en la época del carbón de pozos de mina. Es con estos EREIs con los que trabaja el fracking, con la consideración añadida de que las pizarras se secan y hay que volver a perforar en lugares nuevos.
Para una empresa minera, una ganancia del 300% es golosa a más no poder, pero no lo es tanto para los inversores y mucho menos para la población en general , que debe esperar una mucho menor permeabilidad de la riqueza extraída hacia aquellos que quedan lejos de los centros económicos de la extracción.
Traducido ésto al español, lo que significa es que mucha parte del sistema social, basado en trabajos no productivos ha desaparecido ya para siempre del horizonte económico. Aparte del robo (hoy llamado corrupción) la otra razón básica de la crisis económica estructural española, que se mantendrá cuando se hayan corregido los esquemas de expolio, es esta bajada del rendimiento energético, que es un condicionante físico, no económico.
Las energías nuevas, la solar térmica, la fotovoltaica, el viento, la biomasa, tienen todas tasas de retorno de estos órdenes (3-10) con el tremendo problema de su almacenamiento, ya que se demandan en las horas en que no producen: Les recomiendo lean este libro, de Pedro Prieto
Spain's Photovoltaic Revolution
Spain's Photovoltaic Revolution

Existe una solución para una vida futura casi tan agradable cómo la vida del bienestar de los años 1950 a 2000 en Europa: Si ya no tenemos EREIs para tirar riqueza, podemos conservar ésta. Solo por poner un ejemplo, necesitamos un concepto nuevo de ciudad, de habitación urbana. La ciudad moderna es esencialmente exactamente lo mismo que la ciudad original de Sumer o Babilonia: Un recinto amurallado (hoy las murallas, impasables salvo por las puertas correspondientes, se llamam anillos de circunvalación: M40, M50, M...., en Madrid, y el equivalente en el resto de las ciudades del mundo) con un zigurath en medio para que el gestor social pueda controlar los almacenes de energía, de manera que los ciudadanos deben moverse en dos mareas diarias de concentración/desconcentración espacial.
Necesitamos conceptos nuevos, no solo tecnológicos, para mantener el nivel cultural que alcanzamos a finales del siglo XX en un siglo XXI con unos rendimientos energéticos radicalmente menores.
Este es el desafío social y político a que nos enfrentamos. O cambiamos nuestros conceptos básicos, nuestros modelos mentales, y entonces la transición hacia un mundo de EREIs reducidos puede ser suave, o si no los cambiamos nosotros, nos los cambiarán por la fuerza.
Lo veremos.
 
Publicado en el Mundo.es  a partir de este articulo The Next Wall Street Crisis is the Fracking Bubble

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada