Bienvenid@ al espacio virtual de la Plataforma Ciudadana Teruel Sin Fractura, un espacio en el que encontraras multitud de información a cerca de la exploración y posible explotación de hidrocarburos en la provincia de Teruel.

Buscar este blog

jueves, 6 de junio de 2013

José Manuel Soria «Para España sería una bendición hallar gas y petróleo usando el fracking»

Industria, energía y turismo son pilares estratégicos para la recuperación de la economía española. Los tres están en la cartera del ministro canario José Manuel Soria, que inauguró en Burgos Los Encuentros de RTVCyL, una cita retransmitida en directo por la televisión regional que reunió a lo más destacado del empresariado de Castilla yLeón. El futuro de Garoña, pendiente de la aprobación «en los próximos días» por parte del Ministerio de la prórroga de un año solicitada por Nuclenor, fue el gran protagonista.
¿Vamos a ver pronto el final del contencioso sobre la continuidad de la central nuclear?
Yo creo que sí. De hecho, desde el principio el Gobierno tenía el convencimiento último de que una central nuclear como Garoña no podía ser cerrada, siempre y cuando cumpliese todas las condiciones medioambientales y de seguridad exigibles. Y no podía ser cerrada por distintas razones: la primera, porque es una aportación al mix energético muy importante, no tanto en términos de cuantía de megavatios, pero sí en lo que supone de cualificar la oferta energética; y, la segunda, por la actividad económica directa e indirecta y el empleo que genera.

¿No cree que ha sido negativo todo el proceso empresarial y político en el que ha estado inmersa esta planta en los últimos años?
A mí me hubiese gustado que no se hubiesen dado este tipo de circunstancias, pero la posición de la empresa ha sido esa. Finalmente han decidido presentar la petición de prórroga, algo que se tuvo que hacer el pasado mes de septiembre y no hubiésemos ahorrado estos meses de incertidumbre... Al final, lo han hecho y, de acuerdo al contenido del informe del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) que ahora estamos analizando en el Ministerio, si las condiciones son las que deben establecerse desde el punto de vista de la seguridad, el Ministerio desde luego va a seguir manteniendo la posición que ha tenido desde el principio: no infrautilizar una instalación de estas características.
¿Se han sentido chantajeados por las empresas eléctricas?
En ningún momento. Siempre entendí la posición de las eléctricas cuando decían que no les gustaba el nuevo impuesto al almacenamiento de residuos radiactivos. A nadie nos gusta que nos establezcan impuestos, ni como ciudadanos, ni como consumidores, ni como empresas... Pero tenemos un problema muy serio en el sector eléctrico, que ha derivado en un déficit de tarifa de unos 27.000 millones de euros, que al ritmo de crecimiento que va, si no le ponemos remedio se va a convertir en un problema financiero, con todas las complicaciones que tendría para la economía española. Por ello, hemos tenido que ir arbitrando una serie de medidas heterogéneas, algunas de las cuales son el impuesto al almacenamiento de residuos radiactivos, que entiendo, afecta directamente al margen bruto y neto de explotación de las centrales. Tenemos que entender que estamos ante un problema de país y que todos, consumidores y operadores, tenemos que contribuir a resolverlo.

¿Puede existir una matización de Hacienda a la fiscalidad que se aplicará a las nucleares?
Es este Ministerio el que tiene la competencia fiscal. Ahora, se equivocaría el que pretendiera ver una relación de causa y efecto entre una cosa y la otra. Es una cuestión discrecional y legítima por parte del operador al haber planteado la prórroga: es una decisión legítima y racional. Pero que nadie piense que hay un vínculo con lo que pueda hacer Hacienda dentro de lo que es su capacidad de interpretación tributaria.
¿Garoña puede prolongar su vida operativa hasta 60 años?
El que pueda ser así o no dependerá en primer lugar de que así lo soliciten, que no lo han hecho, y de que informe favorablemente el CSN. Ahora mismo no estamos en ese minuto sino en ver si las condiciones actuales hacen posible la prórroga en los términos en que la han pedido. Digamos que, a priori, el Gobierno no tiene restricciones, siempre y cuando se cumplan los requisitos medioambientales y de seguridad.
¿Hay un compromiso de Nuclenor para solicitar la reanudación continuada de la actividad?
De lo único que tenemos constancia es de la solicitud de la prórroga formal [de un año].
¿Ya tienen diseñada y ultimada la reforma energética?
Vamos a plantear una serie de medidas que van a tener que ver con los aspectos regulatorios, tanto en el régimen ordinario como en el especial, y de lo que se trata es, en primer lugar, de dar certidumbre al sistema, es decir, dar perspectivas temporales que sean susceptibles de cambiar en base a parámetros objetivos y de saber que las distintas líneas de ayudas no pueden ser de por vida. Vamos a establecer un sistema estable pero también con la certeza de cada cierto tiempo -5 o 6 años- se hará una revisión de acuerdo a la evolución del ciclo económico, que permitirá suavizar o flexibilizar algunas medidas que se adopten o, por el contrario, reforzarlas.

Las empresas se quejan de la factura mientras las operadoras registran importantes beneficios. ¿Corregirán este desequilibrio?
Los empresarios de la industria se quejan con razón porque, efectivamente, el coste medio de la energía en España está por encima de la media del coste europeo de la energía y de los países con los que competimos. ¿Por qué se produce esto? Fundamentalmente por los costes regulados, que son excesivos y están muy por encima de la media. El hecho de que las cinco grandes empresas eléctricas durante 2012 hayan alcanzado unos beneficios de 6.200 millones de euros no quiere decir que no estén soportando en su balance los efectos adversos de estas medidas adoptadas por el Gobierno, sino que también tiene una parte de su actividad fuera de España, lo que, unido a los resultados en España, les permite ganar dinero. Las empresas tiene que ganar dinero, pero lo tenemos que hacer compatible con un problema cuyo coste no podemos asumir solo los consumidores.

De Castilla y León las eléctricas sacan mucho beneficio. ¿Hay un modo de que parte de éste se reinvierta en nuestro territorio?
Hasta donde yo sé, realizan inversiones y favorecen la actividad económica de la comunidad autónoma en la que están. Castilla y León no es una excepción.
Las renovables han sufrido un frenazo en seco en su expansión. ¿Volverán a incentivarlas?
El Gobierno es totalmente partidario de seguir incrementando el peso de las renovables en el mix energético, pero sabiendo que todo tiene un coste y tiene que acabar pagándolo alguien, o el consumidor, o las empresas que producen, o el Estado. Los costes que tienen las primas al régimen especial suponen para el año 2013 la mitad del conjunto de los costes, es decir, de los 21.000 millones de euros que suponen los costes regulados, transporte, distribución y sistema extrapeninsulares son unos 10.000 millones y los otros 10.000 son las primas del régimen especial, que afectan a las renovables, entre otras tecnologías. A partir de ahí, vamos a introducir modificaciones en el sistema que hagan compatible una mayor penetración de renovables, evitando que generemos un problema en el déficit de tarifa, que se puede traducir en un problema financiero. Eso supone, cambios regulatorios para intentar que el déficit no siga creciendo, porque si lo hace, o se traduce en la factura o lo tiene que pagar el Estado.
Sin primas a las renovables parece difícil que progresen.
Nosotros no estamos hablando, ni muchísimo menos, de remover las primas a las renovables. Estamos hablando de fijar un sistema en referencia a lo que la ley establece como rentabilidad razonable, que debe ser conforme al importe del proyecto de inversión tipo de una tecnología u otra. El precio o el nivel de la rentabilidad razonable hay que fijarlo de acuerdo a algo objetivo, que es de lo que habla la ley. En 2008 se iniciaron aproximadamente el 70% de todos los proyectos de fotovoltaico que hay en España, un país que, en termosolar, tiene instalado el 73% de todo lo que hay instalado en el mundo. Fruto de esa política de primas hubo una rapidísima apuesta por estas tecnologías que todavía estaban inmaduras y que entonces tenían un alto coste de producción. Hoy está de 1 a 7 en relación a como estaba entonces ese coste. Otros países han aprovechado los menores costes pero lo pagamos nosotros.

¿El Gobierno apoyará la implantación de la técnica de fracturación hidráulica para la extracción de gas no convencional?
Apostamos porque haya prospecciones dentro de las condiciones de seguridad medioambiental que establece la Unión Europea, que hace una apuesta clara y decidida por esta técnica. El fracking es una tecnología que ya se conocía en los años 40 del pasado siglo, pero lo que es muy actual es la apuesta desde hace 5 años de un gobierno en concreto y de un líder, el presidente Obama. Estados Unidos tenía un problema enorme, su creciente dependencia energética del resto del mundo, que se traducía en deslocalización industrial hacia los países donde eran más baratas las cadenas de producción. Obama, que tiene el discurso más verde de todo el mundo, se convierte en el rey del fracking porque, con su apuesta decidida por esta técnica, lo que está haciendo es cambiando no solo el equilibrio energético de Estados Unidos, que ha pasado de una posición de dependencia a independencia y a ser exportador neto de aquí a 8 o 10 años. Y lo que es más importante, ha creado 5 millones de puestos de trabajo y está revitalizando industrias con vistas al Pacífico, no al Atlántico. En Europa estamos teniendo dudas que van en contra única y exclusivamente de Europa. Tenemos el mayor problema en la dependencia energética. El consumo de petróleo se va a doblar de aquí a los próximos 25 años porque en las economías todavía llamadas emergentes como Rusia, India, Brasil o China va a aumentar espectacularmente el consumo y eso va a generar unas tensiones enormes en el mercado mundial del abastecimiento. Tener la oportunidad de saber si tenemos o no petróleo y permitirnos el lujo de decir ‘no queremos ni saberlo’es algo que hay que explicarlo a la gente. Esto va a influir en sus vidas, en el día a día... Hoy lo hacen en la sociedad más avanzada del mundo y lo hacen con una tecnología en seguridad absolutamente homologada. Para España sería una bendición. Si encontráramos petróleo y gas sería una bendición y no digamos para la tierra, el municipio o la provincia donde eso se encontrara, porque generaría mucho trabajo, mucha inversión, innovación, tecnología...
Este discurso contrasta con el de diputaciones y ayuntamientos, muchos del Partido Popular.
El rechazo viene de la falta de información respecto a las posibilidades y las condiciones de seguridad. Estados Unidos no habría optado por una tecnología de esta índole si no tuviese la seguridad que puede tener cualquier tecnología industrial. Total respeto a las competencias de cada comunidad autónoma en esta materia, que autorizarán o no las prospecciones con esta tecnología, pero el procedimiento reglado es legislación básica del Estado. Una comunidad puede decir que no, pero lo tiene que hacer de acuerdo a unos requisitos que son los que establece el Estado. Si dicen que ‘no’ teniendo que decir que ‘sí’, lo normal es que se recurra esa decisión.

¿Seguirán incentivando al sector de la automoción?
De hecho lo estamos haciendo. Estamos ante el sector que más apoyos directos ha tenido en el último año. Con los planes PIVE, que suman 225 millones; con líneas para la adquisición de eléctricos y con planes de competitividad que se han firmado con distintas multinacionales en España para incorporar innovación. Todo esto en un contexto de restricción, por el papel tractor que tiene este sector, que está sentando las bases para la recuperación.
¿Habrá un PIVEIII?
De momento el PIVEIIestá funcionando bien y tenemos prácticamente la mitad de la cobertura hecha. Es voluntad del Gobierno continuar con este tipo de herramientas, siempre dentro de las restricciones presupuestarias.
¿Cuándo se pagarán las ayudas comprometidas al carbón?
El Gobierno no es el responsable de los problemas que pueda tener una empresa u otra en materia de impago a la Seguridad Social o de sus obligaciones con el fisco. En cuanto los ministerios de Empleo y de Hacienda acrediten que las condiciones se cumplen estaremos en disposición de hacer las ayudas efectivas.
¿Cómo va el turismo este año?
Turismo internacional, bien. Estamos creciendo tanto en el número de visitas como en el gasto. Este buen comportamiento no está teniendo su correlato en el turismo nacional, que es tributario directamente de la atonía en el consumo. Cada vez tiene más peso en la oferta en segmentos como el del turismo rural, cultural, histórico, urbano..., y en esto España tiene una oferta cualificada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada